Buscar en la vista de navegación

Navegación

IngenieroDuran.jpg

Buscar

Información adicional

Artículos

Cómo realizar una presentación digital

 

Aunque hay varios programas para hacer presentaciones digitales, el dominio de Power Point es tal que las presentaciones se conocen comúnmente como presentaciones Power Point.

  • Las diapositivas de PowerPoint deben ser sencillas y grandes. Usa letras, tablas e ilustraciones grandes. El tamaño más pequeño sugerido para el texto es 24 puntos.  En dependencia del tamaño de pantalla se puede usar hasta 20 puntos.  Resulta conveniente ensayar previamente como se verá todo y ajustar de ser necesario.
  • No dediques demasiado tiempo a experimentar con fondos de distintos colores, con sonidos variados, o con patrones diversos de entrada y salida del contenido. Los diseños más sencillos son a menudo los más efectivos.
  • La presentación puede incorporar grabaciones de sonido o de vídeo. Sin embargo, es importante que estos recursos duren poco tiempo para que no asuman un papel protagónico.
  • Los errores gramaticales, las faltas de acentuación, el texto diminuto, las tablas y las gráficas que contienen demasiados datos, las fotografías desenfocadas y las ilustraciones muy pálidas u obscuras, deslucen la presentación y la buena imagen del conferenciante.
  • Las diapositivas innecesarias también perjudican la charla; cada imagen debe contribuir significativamente al contenido de la presentación.  No exageres el número de diapositivas. Los conferenciantes que tienen demasiadas diapositivas a menudo entran en pánico y comienzan a saltarlas o a presentarlas apresuradamente empobreciendo la presentación.
  • Familiarízate antes con el funcionamiento de la computadora y del proyector; verifica que tienes todos los cables y que ambos equipos se comunican adecuadamente.
  • Copia la presentación al disco duro de la computadora para que proceda con más rapidez.
  • Oscurece el salón sólo lo suficiente para que las diapositivas proyecten adecuadamente. Si el salón queda en tinieblas, la pantalla se convertirá en el protagonista de la charla y perderás la atención de la audiencia.
  • Coloca la computadora de tal forma que la audiencia no se distraiga mirando el monitor, presiona F5 (F8 en algunas computadoras) hasta que la imagen sólo se vea en la pantalla grande.
  • Si cuando te acercas al final de la charla te das cuenta de que la terminarás antes de tiempo, no trates de alargarla hablando muy lento, improvisando comentarios o presentando material que decidiste omitir durante el ensayo.
  • Tampoco pidas excusas por lo que haya salido mal durante la presentación ni por lo que hayas olvidado mencionar. Los comentarios finales de la charla son los más duraderos, por eso deben ser positivos y tener el mayor impacto posible.

 

Cómo actuar ante el público

  • Tu lenguaje corporal es importante para el éxito de la presentación. Si hablas mirando hacia el telón, el techo, el piso o las ventanas, la audiencia percibirá que estás inseguro y/o que no te interesa el tema de la presentación, por lo que poco a poco se desconectarán y acabarán pensando en otras cosas. Si mantienes contacto visual con la audiencia retendrás la atención del público, los harás partícipes de la presentación y proyectarás una imagen de confianza y seguridad. Mira a todo el público; si concentras tu atención una parte pequeña de la audiencia las demás personas se sentirán ignoradas y perderán interés en la charla.
  • Evita gesticular excesivamente, rascarte a menudo, acomodarte el cabello constantemente, jugar con la tiza o con el puntero, pasear excesivamente de un lado a otro, o apoyarte contra la pared o el atril. No te escondas todo el tiempo detrás del atril; sal de este refugio psicológico y muévete pausadamente de un lado a otro para proyectar seguridad y mantener la atención de la audiencia. Cuando estés quieto mantén las piernas juntas, el cuerpo erecto y la frente en alto; la buena postura proyecta confianza, seguridad y dominio del tema.
  • No muevas el puntero láser constantemente sobre la pantalla. Préndelo para señalar el objeto deseado, muévelo muy poco alrededor del objeto y apágalo. Si lo dejas prendido y lo mueves exageradamente la audiencia se mareará tratando de seguirlo. Aguanta el puntero con ambas manos si el punto rojo vibra mucho sobre el telón. Por supuesto, nunca dirijas el puntero hacia la audiencia.

 

Cómo hablar ante el público

  • La comunicación verbal es el componente principal del seminario y por lo tanto debes dedicarle atención especial. Algunos estudiantes hablan muy bajo, mientras que otros comienzan con el volumen apropiado pero bajan paulatinamente hasta que casi no se escuchan. Trata de mantener un volumen adecuado y constante, pero cámbialo ocasionalmente para romper la monotonía o para enfatizar un punto importante.
  • Acompaña el tono de voz con gestos complementarios; por ejemplo, la palabra subir puede acompañarse con un movimiento hacia arriba de las manos y la palabra ustedes puede enfatizarse señalando hacia la audiencia. Una pausa breve luego de decir algo importante enfatiza el valor de la información.
  • Evita el uso excesivo de muletillas tales como eh, bueno, porque, ok, como, pero, o sea y entonces; la repetición constante de estas voces evidencia nerviosismo, inseguridad y dominio inadecuado del idioma.
  • Algunos estudiantes se aprenden la presentación de memoria y la recitan como un poema, corriéndose el riesgo de parecer autómatas o de perderse si hay una interrupción. Es preferible usar como guía el bosquejo o una lista de palabras clave y transmitir el material con las palabras que surjan en el momento.
  • No uses palabras o frases tales como obviamente, como todos ustedes saben, está claro, es harto conocido, todo el mundo sabe, o se supone que todos ustedes sepan. Recuerda que parte del conocimiento se olvida y que nadie conoce el tema tan bien como tú. Además, este vocabulario agresivo hará que algunas personas se intimiden y no participen en la sesión de preguntas.
  • Trata de no mezclar innecesariamente el inglés con el español, ya que el uso exagerado de anglicismos denota descuido, pereza mental y pobre dominio del idioma; busca el equivalente en español de las palabras inglesas y minimiza las traducciones literales.  Además, el seminario exige un lenguaje más formal que el que empleamos en la comunicación cotidiana. Por lo tanto, no uses expresiones vulgares.

 

Cómo proyectar una apariencia positiva

  • La apariencia física es uno de los factores que afecta la credibilidad del conferenciante. Por lo tanto, es importante que la audiencia te perciba como una persona formal, creíble y conocedora del tema. Los caballeros no tienen que usar gabán o corbata y las damas no tienen que usar traje formal, pero ambos deben usar ropa más elegante que la que visten regularmente para asistir a clases. Los caballeros deben estar bien peinados y recién afeitados (o con la barba y el bigote bien arreglados), mientras que las damas deben maquillarse conservadoramente y llevar el pelo bien ordenado.  No uses ropa, peinados o joyas que distraigan a la audiencia.

 

Cómo contestar las preguntas

  • Si te hacen una pregunta en voz baja, repítela para beneficio de la audiencia y para beneficio propio, pues tendrás unos segundos adicionales para ponderar la contestación.
  • Contesta las preguntas directa y brevemente, sin abundar más de lo necesario. Si no sabes la contestación, es preferible admitirlo que inventar algo que te enrede o te delate ante miembros de la audiencia que conocen el tema.
  • Interrumpe al preguntador sólo si la pregunta es muy larga o si se desvía notablemente del tema; interrumpe cortésmente, con una frase como “En otras palabras, lo que usted pregunta es...”.
  • Si alguien levanta la mano durante el seminario, infórmale cortésmente que contestarás las preguntas al final de la charla. Si por el contrario, al final la audiencia se queda muda y nadie pregunta, toma la ofensiva haciendo una o dos preguntas (quizás controversiales) que enfaticen los puntos importantes del seminario y que ayuden a comenzar la discusión.
  • No está de más halagar a la primera persona que pregunte, diciéndole por ejemplo, “excelente pregunta” o “ese punto es muy importante”. Evita por todos los medios los intercambios prolongados con una persona, las respuestas excesivamente largas y los argumentos contenciosos.    

 

Extractado de José A. Mari Mutt, Departamento de Biología, Universidad de Puerto Rico, Mayagüez, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. .  Publicación Electrónica 1, Oficina de Publicaciones, Facultad de Artes y Ciencias, RUM, http://academic.uprm.edu/%7Ejmari/seminarios.htm