Skip to main content
Historia
Facultad de Fisica

La primera introducción de la Física en Cuba fue realizada por el Padre Félix Varela en el siglo XIX. En aquel tiempo la disciplina se abordaba desde un nivel esencialmente cualitativo y esto ocurrió hasta el Triunfo de La Revolución Cubana en enero de 1959. En ese año la Universidad de La Habana (UH) reabrió sus puertas y desarrolló un fuerte debate para redefinir su estructura organizativa.

Nuestra academia de Física en la UH se inició en 1961 influenciada por el movimiento político que abarcaba la Reforma Universitaria en Cuba. En su inicio, adoptó estatus de Escuela de Física (EF) y estaba adscrita a la Facultad de Ciencias que comprendía otras escuelas de la rama de las Ciencias Exactas y Naturales. Los profesores y alumnos ocuparon el edificio de J y 27 ubicado dentro de la propia colina universitaria del Vedado. Eran momentos en los que imperaba la carencia de recursos y según nuestro primer director, R. Martí: “toda la nueva Escuela de Física cabía en la maleta del Director, las condiciones eran pésimas. No había ni equipos de laboratorio, ni profesores, ni alumnos bien preparados, ni instalaciones e inmuebles adecuados".

La estructura inicial se constituía por los departamentos de Física del Estado Sólido, Física General, Física Teórica y Física Nuclear.

Luego, en 1969 la UH introduce en su proyecto educativo estrategias para aumentar la investigación en las distintas áreas de las ciencias. Por consiguiente, se suprime la estructura departamental por una doble organización, que difería de todas las de Educación Superior en Cuba: consistía en Grupos de Investigación y Secciones Docentes. Además, se fortalecieron los intercambios con la URSS, entonces establecimos relaciones de colaboración con la Universidad de Moscú y el Instituto Ioffe de Leningrado. Estas condiciones hicieron posible en la década del 70 que salieran los primeros físicos a doctorarse en la URSS.

En ese mismo período se creó en nuestra escuela el Laboratorio de Tecnología Planar, lo que implicó que se fabricaran dispositivos de silicio, hasta mediana integración (transistores MOS canal P y N, circuitos integrados MOS canal P, tetrodos MOS, celdas solares). Se realizaron estudios básicos y se publicaron varios trabajos en revistas cubanas. Entonces para el año 1976 el total de graduados en Física por la UH ascendía a 337, se habían publicado 141 artículos en revistas nacionales y 59 en revistas internacionales. En consecuencia se alcanzó un buen prestigio académico a nivel internacional y nos posicionamos entre las academias de Física más altas de América Latina.

En 1977 lanzamos el primer Programa de Doctorado en Ciencias Física.

Más tarde, a principios de los 80, desaparece la Facultad de Ciencias y adoptamos el estatus de Facultad, estructurándonos en 3 departamentos que trascienden hasta la actualidad: Física Teórica, Física General y Física Aplicada. En 1994 abrimos el Programa de Maestría.

En el 2006 nuestros profesores y alumnos se vieron obligados abandonar el edificio de J y 27 desde el cual radicaban casi medio siglo, pues el inmueble se encontraba en mal estado constructivo. Esta razón provocó la descentralización física de la facultad. Los equipos de trabajo, los procesos administrativos docentes, los profesores y los grupos de estudiantes pasaron a ocupar varias oficinas y aulas dispersas en el resto de los locales de la colina universitaria.

El histórico edificio de la Facultad de Física estuvo vacío por más diez años. Específicamente en septiembre del 2016 pudimos ocupar el 3er y 4to piso, el resto del edificio aún está en proceso constructivo. Pero estas circunstancias no han impedido que se gradúen como promedio cada año 11 estudiantes del curso de Pregrado, 6 del curso de Maestría y 2 del curso de Doctorado.

El claustro se compone por 55 profesores, de los cuales el 27 (49%) son doctores en ciencias y 12 son másters, con una constante labor de investigación y superación, 15 son profesores titulares, 9 profesores auxiliares, 14 asistentes, 15 instructores y 7 adiestrados. Hasta el momento seguimos manteniendo vínculos colaborativos para la investigación con universidades e institutos en Rusia, Italia, Francia y Canadá. Las condiciones de trabajo han ido mejorando paulatinamente, se han incrementado los grupos y proyectos de investigación que hacen crecernos como academia investigativa-docente.