Skip to main content
Guerrillas
Diversion?!, Donde?? Alla Voy!!

Restos del Olivette a 15 metros de profundidadLa facultad de Física organiza una guerrillita para dar la bienvenida al nuevo curso escolar, y en particular a los nuevos estudiantes de 1er año.

En el año 1918 encayó en el arrecife de Bacuranao el Olivette. Debido al mal tiempo producido por un frente frío, la poca visibilidad y posible exceso de confianza de su capitán, el barco que cubría la ruta Tampa-Habana, con pasajeros y carga, rajó su casco contra la pared de coral a 4 metros de profundidad, en la madrugada del 12 de enero de 1918. Salvados los 74 pasajeros y parte de su carga, fueron no obstante inútiles los esfuerzos for salvar la embarcación, que terminó por hundirse, días después en el lecho marino a 15 metros de profundidad.

El Olivette fue un actor de importancia en la historia de Cuba. Apoyó a los barcos de guerra en la guerra Cubano-Hispano-Americana y fungió como barco hospital. En el viajó la orden de alzamiento del 24 de febrero dirigida de Martí a Juan Gualberto Gómez, así como muchos ilustres personajes, entre los cuales el propio José Martí cuando visitó Cayo Hueso 1991. Pero su destino, y en parte su historia permanecieron sumergidos por casi un siglo, hasta que estudios recientes confirmaron la presencia de sus restos en las afueras de Barcurano.

Los estudiantes y profesores de la Facultad de Física organizaron una exploración de la zona, siguiendo indicaciones de personas que recientemente habían encontrado el pecio, para visitar los restos de la embarcación. En la noche 25 al 26 de septiembre ocuparon la playa, y en la mañana del sábado 26, nadaron hasta la pared de coral, a 300 metros de la orilla. Lo que para muchos fue una experiencia pionera, dormir en la playa en casas de campaña, o tal vez no dormir, pero estar ahi hasta ver el amanecer, nadar hasta la barrera de coral con equipos ligeros (máscara, snorkel y aletas), fue coronado con el placer de encontrar un pedazo de la historia patria a 15 metros de profundidad.

El Olivette, varado en el coral de playa Bacuranao.

Expedición 2

Por: Josue Benavides

Gente, como integrante y en parte organizador de la guerrilla, me corresponde hacer un breve resumen. A pesar de la media buena/mala noche que se pasa en Bacuranao, se sobrevivia a las diferentes oleadas impuestas por el azar. El ejército regular nos implanta un ladrón capaz, tan capaz como los ladrones relativistas, que se atrevía a robarle a Fermín el dinero de la billetera, (la billetera y el carnet resultaron inmunes), y los tennis de quien escribe; además de mantenernos con una constante preocupación por entes ajenos a nuestra circunscripción. La respuesta que le dimos a este tipo de embestidas fue brutal: La aventura de ir a ver el barco hundido y la recogida de latas del mar por una sucursal del Emporio !“Capitan Planeta”! fueron de las principales acciones de nuestra guerrilla. Un juego de policí­a y ladrón que marca pautas en cuanto a debate criminal, donde Juan Carlos y como siempre: Josuan, se llevaron los aciertos posibles para la solución general del problema, a pesar de los embustes del cibernético y la matanza organizada por Laritza. Un genuino grupo de baile dirigido por Betty y quien sino: Lismary, pusieron a moverse a los cuerpos más estáticos alrededor de la fogata como en los tiempos de los caciques. El naufragio del Catamarán verde con Elena, Carlos y Eduardo a bordo puso entensión al grupo, a tal punto de mandar a Lage a rescatar a estos novatos; para felicidad de todos, el padre de Elena(que era quien realmente nos preocupaba) sobrevivia al infarto. Otros detalles matizaron la jornada, las llamadas misteriosas sobre Lucas, los pedazos de carne carbonizados y el rapto organizado por los que estaban en el agua a los !“secos”! de la arena. Agradecerle principalmente a Alejandro Lage por ser el principal impulsor de este movimiento guerrillero y por llevar a una atractiva española a la zona de combate, además de un barbudo para la recreación de las niñas. Que esta actividad sea un punto de inflexión creciente para todas las acciones que debemos hacer los estudiantes en conjunto. Cualquier iniciativa que se tenga en las aulas (que es donde surgen las mejores propuestas) y no sea de un dirigente, debe irradiarse a toda la facultad y luego llegar a un consenso. Pueden apoyarse en mí, en Vicente o en La Capo que maneja los hilos de la recreación y la cultura: Isabel. Sin más, Josuan, David y el Ruso, los acualinos.

PD: Hay que quitarle puntos a los que se fueron y no recogieron su basura.